Páginas

lunes, 14 de noviembre de 2011

Diario de la familia Zorzal III


6 de noviembre de 2011


Como nuestros amigos, visitantes y seguidores saben, esta entrada es la continuación de Diario de la familia Zorzal, una crónica que comenzó el 17 de octubre de 2011, donde seguimos el desarrollo del comportamiento de nidificación y cría de esta especie, en la medida que nos fue posible, tratando siempre de no perturbar a nuestros alados amigos. Para esta fecha, a tres días del primer nacimiento, los pichones se encontraban en buen estado aparente, aun mantenían los ojos cerrados pero no las bocas... papá y mamá Zorzal se ocupaban de alimentarlos. En otra entrada, Diario de la familia Zorzal II, publicamos los videos correspondientes a la primer parte de esta crónica.

 Mamá Zorzal. Describimos brevemente a esta especie en Diario de la familia Zorzal

Los tres hermanos se mantenían unidos esperando la llegada de la comida.







 7 de noviembre de 2011

 Hacia el cuarto día notamos que los pichones desarrollaron un color más oscuro en algunas zonas, donde luego comenzaran a salir las plumas. En la zona ocular ya se nota la división de los párpados, pero aún no abren los ojos.

 mamá Zorzal no se aleja demasiado del nido


8 de noviembre de 2011

 Ante el mínimo movimiento los pichones extienden sus cuellos procurando el alimento que traen los padres

En esta imagen se puede ver que los tres tienen restos de tierra en sus picos, señal de que se están alimentando pues las lombrices no vienen envasadas al vacío sino con restos del medio de donde los padres las extrajeron

 aparentemente, para ellos son deliciosas.

 Decenas de viajes acarreando lombrices,

 mamá Zorzal parece no cansarse.





9 de noviembre de 2011

 Nos parece increíble lo rápido que se desarrollan, sus picos han crecido, los párpados se notan claramente y las zonas oscuras ya se extienden por las alas, cabeza y parte del lomo.

Nótese el detalle de los párpados bien marcados, el pico y las narinas, así como también el oído y las nacientes plumas de color negro.

 10 de noviembre de 2011

Los pichones están cada día más demandantes

 estiran sus cuellos y abren sus picos a la espera de algún manjar

 cada día se vuelven más oscuros 

 uno de ellos ya abre los ojos

 el color rosáceo inicial practicamente ha desaparecido, en el nido reina la paz.


11 de noviembre de 2011

Pero la naturaleza tiene sus propios designios, por la mañana encontramos a uno de los pichones muerto en el piso, a menos de dos metros del nido. No sabemos que sucedió.

 En el nido solo queda un pichón

 Aparentemente, herido en el cuello y el dorso, no tenemos la menor idea de lo que pudo haber ocurrido con el tercero y en general con la escena que encontramos este día. No se ve ni se escucha a los padres.


12 de noviembre de 2011

 Sucede lo peor

 Encontramos al pichón herido en el suelo, ya sin vida, inmediatamente debajo del arbusto que contenía el nido. El mismo se encontraba tumbado de su ubicación original, como arrancado desde la base. No comprendemos que sucedió. Cierto pesar nos amarga el rostro a quienes seguimos esta historia de cerca.

El nido destruido

Creemos que el nido no fue atacado por un gato pues no hay marcas de garras en las ramas que conducían a el, que además eran muy finas y se encontraban muy cerradas como para acceder desde abajo. Entre aquellos que vimos la escena consideramos dos hipótesis: la primera, alguna persona tomó un pichón y asustó a los otros, luego destruyó el nido. No cierra mucho. La segunda, alguna rapaz urbana (Carancho, Chimango o Garganchillo) atacó el nido el sábado 11 de noviembre llevándose un pichón y dejando un muerto y un herido, huyendo por la presencia de alguna persona. Regresó al día siguiente por más. Estas rapaces son comunes en el barrio y las hemos observado, en ese orden de importancia, sobrevolando las casas a bajísima altura, siempre al amanecer, antes de que el movimiento de humanos se haga más fluido. Incluso hemos visto a Chimangos y Caranchos bajar al suelo procurando su alimento.  También pensamos en el ataque de un Benteveo, pero luego lo descartamos. En cualquier caso, al menos hemos podido registrar el desarrollo de los pichones por unos cuantos días y observar el crecimiento de los mismos. A pesar de que la historia no tuvo un final feliz entendemos que la naturaleza tiene sus leyes y siempre se abre camino.


Ver también:


4 comentarios:

  1. sergio no había leído el descenlace de esta historia. me apena. pero te quiero dar la noticia de que mi torcaza incubó a mis zorzalitos y hoy nació uno. estoy muy contenta aunque sé que puede no ser tan exitosa la experiencia. le estoy dando el alimento como vos me sugeriste. tengo fotos tal cual te prometí pero no sé enviarlas por este medio. podés entrar a mi face, allí las publiqué. es cecilia reynoso, estudié en costi. así figuro. hay una foto de una nena con un elefante rojo en el perfil. gracias por la información, tu blog está genial, me encanta.

    ResponderEliminar
  2. conmovedor, trágico pero hermoso que le hayas dedicado tiempo a esta familia para demostrarnos los dramas propios de la vida, acaso tan trágicos como los humanos...

    ResponderEliminar
  3. hola mira en mi nispero hay un nido de este zorzal, hace unas semanas habia 7 huevos luego habia un pichon y 5 huevos faltaba uno, mirando tus articulos veo que no eran huevos con la forma normal eran todos alargados y poco manchados casi nada de celeste.hoy me encontre que no habia ni un huevo y el pichon no estaba pero el nido esta intacto.se escuchan cantar 2 zorzales pero muy lejos les puse la comida donde siempre les ponia y no vinieron,me gustaria saber si vuelven al mismo nido,xq seria una pena ya que como vos les hicimos un seguimiento tremendo y ya se extrañan.saludos

    ResponderEliminar
  4. hola, ayer en el patio de mi casa apareció un nido caído con 4 pichones, 3 de ellos muertos y uno sobrevivió. Lo entramos y le pusimos una lampara fuerte cerca para darle calor. Gracias a tu seguimiento puedo deducir que tiene 4-5 días! Es un luchador, esta comiendo a demanda muy bien, y tomando agua con cuentagotas. Estamos maravillados, es increíble que haya sobrevivido y que siga vivo... Gracias por tus fotos! Sabrías si de noche también hay que alimentarlos cada poco rato, o erá que se aguantan hasta que amanece?

    ResponderEliminar