Páginas

lunes, 26 de julio de 2010

Nuevo comportamiento


La Cotorra Común (Myopsitta monachus) es un psitácido ampliamente distribuido por el cono sur, desde Bolivia, Paraguay y sur de Brasil hasta Uruguay y Argentina. En nuestro país ocupa una gran variedad de ambientes que incluye las áreas urbanas. En una entrada anterior, Aves de Villa Martelli, citamos esta especie para la zona, donde es muy común e incluso abundante y tal vez esto último esté relacionado en alguna medida con el nuevo comportamiento alimenticio (al menos para nosotros) que registramos específicamente en esta localidad.

Es de color verde en general con la frente, cara, garganta, lados y anterior del cuello grises; el ala tiene una parte azul muy notable. Tamaño mediano, aproximadamente 30 cm.


Acceso a Villa Martelli, que recientemente celebró su centenario, donde realizamos las observaciones.

Esta especie de loro es gregaria y bullanguera. Es común como mascota, también es muy capturada para ser vendida en el exterior donde sus escapes generaron poblaciones en países como EEUU, España, Inglaterra, Francia, Holanda, Puerto Rico, México y Chile entre otros. Es considerada plaga pues es muy dañina para la agricultura y por ende muy perseguida en los ámbitos rurales. En provincia de Buenos Aires se la combate destruyendo sus nidos. Suponemos que esto ha empujado a numerosos individuos o bandadas hacia áreas urbanas donde son menos molestadas.

De las 24 especies de Psitácidos (loros, aras y cotorras) que habitan en nuestro país es la única que construye su nido con palitos, de enormes dimensiones y formando colonias. Cada nido posee numerosas  entradas que corresponden a distintas cámaras de postura y estas corresponden a cada pareja reproductora. En la foto nidos de Cotorra sobre una conífera en la plaza de San Martín, a metros de la municipalidad.

No se encuentra en ninguna lista de especies en peligro ya que es adaptable a diversos tipos de hábitat así como también a diversos climas.

Se alimenta de semillas y frutos de diversas plantas tanto autóctonas como exóticas. En la foto, alimentándose de los frutos de un Curupí (Sapium haematospermum) especie autóctona, en la Reserva Ecológica Costanera Sur.

Es una de las pocas, sino la única, especie de loro que baja al piso para alimentarse.

También toma frutos de una planta y se va a comer a otra. En esta foto posada en un Fresno, originaria de Europa, pero comiendo frutos de Ligustro Chino o Ceroso (Ligustrum lucidum) originaria de extremo oriente.


Bebiendo agua en la calle.

Alimentándose en un jardín junto a Tordos Renegridos (Molothrus bonariensis)

Suele visitar comederos de aves improvisados por la gente que les arroja migas o alimento.

En esta imagen alimentandose de un pan

Luego de haber echado a las palomas

Se alimenta y eleva la cabeza vigilando la posible presencia de predadores

Hasta que toma el pan

y se lo lleva a un Fresno próximo

rápidamente llegan otros para compartir el botín...

Hasta aquí hemos mostrado algunas características y comportamientos propios de la Cotorra Común que venimos observando desde hace varios años. Lo que sigue es algo nuevo, nunca antes lo habíamos visto para esta especie (lo que no implica que otros observadores de aves lo hayan hecho), resaltamos la capacidad de adaptación y la cooperación que demuestra el comportamiento de estas aves en el ámbito urbano.


1º Registro: Alimentandose en un cesto de basura el 17/06/2010  a las  15:59 h, en la calle A.G. Gutiérrez e Int. Lima de Villa Martelli.

2º Registro: mismo comportamiento, el 25/06/2010 a las 15:59 h, calle Chile al 400.

Primero llegan uno o dos, luego se van sumando.




3º Registro: mismo comportamiento, incluso rompen las bolsas con su fuerte pico, el 16/07/2010 a las 15:42 h en la calle Uruguay y Zufriategui.

En la secuencia se ve como van llegando

introducen la cabeza por los agujeros de las bolsas

se alimentan con los residuos de comida

se mantenían en su lugar a pesar de que por la calle pasaban numerosos autos

son atrevidas y para nada tímidas



se van sumando más individuos

buscan hacer nuevos orificios

algunos toman una porción y se alejan para comer con tranquilidad

poseen en las patas dos dedos hacia adelante y dos hacia atrás que le facilitan trepar e incluso ponerse cabeza abajo



a esta altura solo faltaba que sirva la soda...

4º Registro: mismo comportamiento, mismo lugar que el 1º Registro, el 16/07/2010 a las 15:48 h a dos cuadras del lugar del 3º Registro.

5º Registro: mismo comportamiento, sobre una bolsa de consorcio, el 16/07/2010 a las 15:51 h y a una cuadra del 4º Registro.

mientras algunos comen otros esperan en lugares próximos



6º Registro: mismo comportamiento, el 23/07/2010 a las 16:21 h, en la calle Benjamin Franklin al 400.

a pesar de que solo tres se alimentaban, varios esperaban en ramas o cables próximos

a lo largo de dos cuadras una gran cantidad, tal vez 50, se repartía el área de alimentación y sus gritos se podían oír desde muy lejos.

A solo 100 mts unos diez individuos comían de lo frutos de un Ligustro Chino, a metros de Av. Laprida.


7º Registro: mismo comportamiento en la calle C.F. Melo y Blanco Encalada el 08/08/2010 a las 15:14 h.




Como dijimos la especie se ha tornado abundante en Villa Martelli y en general en la provincia tal como lo preveían Narosky y Di Giacomo (1993). Esta abundancia, la escases de alimento propia de un área plenamente urbanizada, además en la estación invernal, sumadas a la gran adaptabilidad de la especie tanto a nuevos hábitat como a distintos climas tal vez ayuden a pensar alguna hipótesis relativa a este nuevo comportamiento que acabamos de describir.


Para leer o consultar:

Narosky Tito e Yzurieta Dario: "Guia para la identificacion de las Aves de Argentina y Uruguay", Vazquez Mazzini Editores, Bs.As. 2006.

Narosky Tito y Di Giacomo Alejandro: "Las Aves de la Provincia de Buenos Aires: Distribución y Estatus" Editorial L.O.L.A., Bs. As. 1993.

Beccaceci Marcelo: "Buenos Aires, Ciudad y Provincia. Guía de Campo" Southworld 2009


Ver también:

5 comentarios:

  1. excelente informacion, gracias

    ResponderEliminar
  2. ¿y se fueron gritando: "¡Pereyra maricón!"? (bueno, los de Fontanarrosa eran loros, pero por lo atrevidas y desfachatadas, me hicieron acordar)
    Hace años era poco común ver cotorras en la Capital, excepto por las zonas cercanas al Zoológico o por la Costanera, y yo me preguntaba por qué sería que se habían extendido tanto. Como decís, entre la menor hostilidad que encuentran en la ciudad en comparación con las zonas rurales, y la adaptación al alimento que encuentran en las calles, suena mucho más lógico.

    ResponderEliminar
  3. Sergio me interesa si pudieses contactarme a mi mail (dargo_shl@hotmail.com) ya que me interesaria utilizar esta informacion para un trabajo y necesito tu nombre para ponerlo como referencia del publicador( bibliografia). MUY BUENO EL BLOG!

    ResponderEliminar
  4. HOLA VIVO EN LA PARTE MAS CÉNTRICA DE LAS SIERRAS Y AL LADO HABÍA UN MONTE QUE TENIA CUISES,VERDUCHOS,BENTEVEOS,COTORRAS,AGUILUCHOS,PALOMAS Y GORRIONES PERO LO TALARON Y AHORA SI QUIERO VER MIS ANIMALES QUE ME ACOMPAÑARON DESDE QUE SOY NIÑO TENDRÉ QUE SEMBRAR ARBOLES.

    ResponderEliminar
  5. Que grosos informes! Te felicito! Un gran poder de observacion!! Gracias!! :)

    ResponderEliminar