Páginas

sábado, 13 de octubre de 2012

El Doradillo

 Área Natural Protegida El Doradillo - Chubut

Por un camino de ripio en buen estado y luego de recorrer unos 15 km desde Puerto Madryn hacia el norte, es posible acceder al Área Natural Protegida El Doradillo, que abarca unos 25 km de costa entre Punta Arco y el Cerro Prismático, con un ancho de 3 km aproximadamente, sumado en total unas 7500 hectáreas. Si se continua por el mismo camino, pasando el Cerro Prismático se accede a la Ruta Provincial 1 que conduce al Istmo Ameghino, entrada a la Península Valdés. El Doradillo es un lugar único, cada año entre mayo y octubre es uno de los sitios elegidos por la Ballena Franca Austral (Eubalaena australis) especie en peligro de extinción, para completar una parte importantísima de su ciclo vital como la reproducción y el cuidado de sus crías. La protección de estos enormes mamíferos marinos es el objetivo principal de la reserva, junto al paisaje típicamente patagónico donde la estepa se interrumpe abruptamente en altos acantilados o en extensas playas y las numerosas especies de la fauna y flora autóctona que conforman este ecosistema. Esta entrada es complemento y continuación de la anterior: Puerto Madryn, donde compartimos algunas notas e imagenes de esta gran área natural comprendida por la Península Valdés y los dos amplios golfos que la modelan y limitan, el Golfo Nuevo y el Golfo San Matías.

Playa El Doradillo, que le da el nombre a la zona en general protegida desde el 2001. Detrás, los acantilados de Punta Dorado.

 Antigua baliza en Punta Flecha.
En este sitio se puede acceder por una breve pasarela al mirador. Desde este punto es posible observar hacia el sur la Playa El Doradillo, hacia el norte Las Canteras y hacia el mar las aguas tranquilas del Golfo Nuevo así como también los diversos seres que lo habitan.

Vista hacia el sur.

Ballena Franca Austral (Eubalaena australis) - Southern right Whale

Como dijimos, la Ballena Franca Austral se dirige hacia las costas de los golfos y la Península Valdes cada año entre mayo y octubre, proveniente de los mares del sur. Desde los distintos puntos donde es posible acceder a la costa se puede observar a este cetáceo a simple vista. El viajero tiene la oportunidad única de llenar sus libros de notas y de sacar cientos de fotos, tomando mates, disfrutando de un paisaje espectacular.

Las ballenas nadan placidamente, muy próximas a la costa, sin preocuparse demasiado por los "mirones" apostados en las playas, miradores y acantilados. La experiencia es asombrosa, el lugar, privilegiado para visitarlo especialmente con niños si se quiere despertar en ellos el amor por la naturaleza.

Según la suerte o la paciencia del viajero se pueden observar los distintos comportamientos: nados, saltos, cabezas que asoman, colas erguidas antes de sumergirse, planchas, juegos amorosos y madres alimentando a sus pequeños.

Mamá ballena y su cría.

Asomando la cabeza.

 Punta Flecha desde la playa El Doradillo.

El salto

Buscando a mamá para el almuerzo.

En la nota anterior: Puerto Madryn, compartimos algunas imágenes de esta especie que obtuvimos en aquella ciudad. En futuras entradas iremos publicando las que obtuvimos desde la costa en la Playa las Canteras y embarcados en Puerto Pirámides.

Aves marinas apostadas en la restinga: Biguá (Phalacrocorax olivaceus) el primero desde la izquierda y Cormoranes de las Rocas (Phalacrocorax magellanicus).

Vista de la Playa Las Canteras

Esta playa es la que permite la proximidad máxima (sin embarcarse) para observar a las ballenas, sobre la que volveremos en futuras notas.

Algo que no habíamos visto nunca: Gallareta Chica (Fulica leucoptera) en las aguas marinas. Sobre la restinga, el conocido Biguá o Cormorán (Phalacrocorax olivaceus).

Gaviota Cocinera (Larus dominicanus) - Kelp Gull

El "malo de la película" que se ha ganado el odio generalizado por acosar a las ballenas picoteándolas para comerles la grasa, generándoles heridas que tardan mucho en cicatrizar. Más de uno, frente al espectáculo de ver como atacan a las ballenas, ha querido tomar un rifle o una carabina en busca de una solución. No señores, solo en Hollywood se resuelven las cosas a los tiros. De esa manera llenarían de plomo el mar y matarian todo lo que vuela, sin contar a las propias ballenas. El control sobre la abundancia de gaviotas debe surgir de estudios científicos y de la aplicación de proyectos por parte de autoridades comprometidas, empezando en primer lugar por eliminar los basurales a cielo abierto y toda la porqueria que se tira al mar.

Cuis Chico (Microcavia australis)  - Southern Mountain Cavy

De espaldas al mar, la vida bulle entre los arbustos de la estepa y se puede observar una variada muestra de la fauna patagónica. Entre las aves pudimos observar al Aguilucho Común, el Jote Cabeza Roja, el Petrel Barba Blanca y el Ostrero Común. El Escúa Común y las Gaviotas Cocinera, Capucho Café e incluso la escasa Gaviota Cangrejera. Entre los mamíferos, pudimos avistar un Hurón que fugazmente cruzó el camino. Ya en las proximidades del Istmo Ameghino, varias tropas de Guanacos y un Peludo en Punta Cantor.

Chingolo (Zonotrichia capensis) - Rufous-collared Sparrow

Yal Negro (Phrygilus fruticeti) - Mourning Sierra-Finch
Hembra

Loica Común (Sturnella loyca) - Long-tailed Meadowlark
Hembra

Los mamíferos no siempre se dejan ver, pero están. Como lo atestiguan sus rastros y huellas. En la imagen, huellas de Zorro Gris y, más pequeñas y recientes, sobre ellas, de Cuis Chico.

Martineta o Copetona (Eudromia elegans) - Elegant-crested Tinamou

Loica Común (Sturnella loyca) - Long-tailed Meadowlark
Macho

Calandria Mora (Mimus patagonicus) - Patagonian Mockingbird

Merinos y Guanaco (Llama guanicoe).

 Mapa de El Doradillo

El área de El Doradillo es ideal para el desarrollo del turismo responsable con fines educativos, asi como también para el esparcimiento en la naturaleza con el plus de vivir experiencias realmente únicas. En la zona está prohibido cazar o molestar a las especies, no se debe dejar basura ni cortar plantas o aprovechar la flora autóctona. Durante la temporada de ballenas tampoco se puede navegar ni bucear en las aguas del área natural. En la playa Bañuls se permite la pesca desde la costa y en todas las playas se prohibe la circulación de vehículos de cualquier tipo, pues destruyen nidos y espantan a las aves marinas. El lugar es perfecto para pasar el día, caminar y recorrer los distintos accidentes geográficos, observar la fauna salvaje y disfrutar de la naturaleza a pleno, respirar el aire salobre del inmenso mar.



Ver también:



2 comentarios:

  1. Increible nota, es muy buena ojala mucha gente pueda leerla e interesarse. Te felicito Sergio segui asi con las notas es lo mas!!!!!

    PULI

    ResponderEliminar
  2. Rica en información como siempre Sergio!!
    Saludos Diego.

    ResponderEliminar